El cine como espejo de la sociedad

processed_2019-08-22 08.22.55 1.jpg

Algunas veces necesitamos vernos reflejados de maneras duras y en ese aspecto, en mi opinión el cine es el mejor recurso para desnudar nuestra realidad. Quizá y es por eso que el cine mexicano me es fascinante, desde títulos como Amores Perros, Así del precipicio, Perras y la afamada Roma, la realidad de los temas que aborda cada cinta han hecho que la sociedad se cuestione y se generen acalorados diálogos interminables (que en el mejor de los casos van con vino incluido).

Desde Ixcanul, de Jayro Bustamante, el cine guatemalteco no había conmovido a una sociedad tan conservadora y dividida, hasta el pasado 21 de agosto en el estreno de Temblores, la nueva producción de Jayro.

Las actuaciones son crudas y hacen revivir memorias que incluso uno vivió en carne propia, haciendo de cada escena una verdadera obra maestra que retrata nuestro marcado sesgo social y se desarrolla en los más iconicos edificios modernos de la ciudad junto a tradicionales rituales religiosos, un lenguaje visual exquisito que unifica de forma muy sutil esas dos caras de una moneda.

El amor tiene distintas formas y en la película de Jayro, es este y sus variados matices lo que se desarrolla en la trama de la cinta que además, toca temas tan actuales como controversiales que no se alejan de la realidad.

Temblores llega en el momento indicado, justo cuando en el mismo país coexistimos una generación progresista y una conservadora que añora aún los tiempos de Ubico, un gobierno que instrumenta con la religión, nos hace cuestionarnos y sobre todo, nos hace temblar de verdaderas emociones.

Temblores es a Guatemala, lo que Roma es para México.

Aquí pueden consultar las proyecciones.

Nando.